La tecnología y el cambio social

20 diciembre 2008 (Emprendedores)


La tecnología ha ido siempre por delante de los cambios culturales, de hecho, se ha configurado desde sus inicios como motor de cambio para éstos. Así, la tecnología ha sido arte y parte en la evolución del modo en que las personas se relacionan entre si, ya sea desde un punto de vista privado o como profesionales. Por otro lado, el aumento de la velocidad de acceso a la información y la ubicuidad de ésta, favorecen el cambio en el modo en que los individuos nos relacionamos con nuestro entorno. 

En éste contexto, la tecnología ofrece una serie de posibilidades para posibilitar el cambio en procesos tan dispares como el ocio, la sanidad, la educación, la cultura o la satisfacción eficiente de las actividades rutinarias, como la compra en el supermercado, que mucho de nosotros realizamos ya on-line. Como resultado, la privacidad, seguridad y fiabilidad de nuestras operaciones se configuran como un reto que hay que superar para que la nueva cultura en red se expanda sin condicionantes. 

Aunque hoy oímos hablar continuamente de los llamados nativos digitales, no debemos olvidar que para los ciudadanos y la administración, uno de los principales retos, al tiempo que clara posibilidad de negocio, está en garantizar la eliminación de cualquier rastro de fractura digital. Solo en una Sociedad en la que todos, como individuos o profesionales, podamos afrontar nuestra actividad diaria en condiciones similares, con un acceso equivalente a las oportunidades, podremos asegurar el máximo aprovechamiento de la capacidad creativa y productiva de nuestros ciudadanos en beneficio del progreso del país. 

Los cambios tecnológicos se constituyen como un instrumento imprescindible para generar riqueza y mejorar las condiciones de vida de las personas. Para ello, se necesitan unas políticas claras de innovación en las principales líneas estratégicas que condicionan nuestro futuro y que deben y pueden dar respuesta a aquellos ejes básicos de desarrollo de éstas políticas, que centran sus prioridades en cinco ejes: Energía y cambio climático, salud, biotecnología, nanociencia y nanotecnología y telecomunicaciones y sociedad de la información. 

Las TIC, además de ser una de éstas líneas estratégicas por su capacidad para mejorar la productividad, son la llave horizontal imprescindible para el avance de las restantes, convirtiéndose así en la piedra angular para que la humanidad pueda enfrentarse adecuadamente a su futuro. 

Iniciativas encaminadas a favorecer y potenciar la e-administración, la factura electrónica, la tele-enseñanza, la alfabetización digital, el respeto por el medio ambiente, la e-sanidad, la e-enseñanza, la satisfacción de las necesidades de ocio de los individuos, etc., constituyen oportunidades evidentes de negocio que, además de favorecer la sociedad de la información, tienen la capacidad de generar riqueza, en tanto que impulsoras de actividades y actitudes que sin duda favorecen, a su vez,  el desarrollo de nuevas iniciativas, tractoras de nuevos desarrollos propios de una Sociedad madura en que las era de la Información y el Conocimiento llega a su máxima expresión.

En éste contexto, AETIC representa a las empresas del sector de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones, que en su conjunto contribuyen significativamente al PIB español, así como al empleo y al esfuerzo de la I+D+i nacional. Como depositaria del conocimiento conjunto y consensuado de sus empresas, AETIC se configura como un foro de referencia en el sector, con capacidad para liderar las tendencias conducentes a alcanzar los objetivos estratégicos anteriormente indicados y que constituyen líneas claras de actuación que deben ayudar a posicionar nuestro país en los primeros puestos del liderazgo mundial. 

En éste marco de referencia y fruto de la innovación tecnológica, se integran actualmente modelos de negocio que promueven la adopción de procesos eficientes en la reducción del consumo energético que, usados en otros segmentos de actividad diferentes de las e-TIC , contribuyen a la mejor preservación del medio ambiente. Por poner solo un ejemplo, podemos referirnos a  los sistemas de transporte inteligente y su consiguiente contribución a un modelo sostenible. 

Como conclusión de éste primer apartado, podemos apuntar que los cambios tecnológicos que deben propiciar el impulso de nuevos negocios requerirán, necesariamente, potenciar cualidades como la alfabetización digital y la accesibilidad de los grupos más desfavorecidos, aplicaciones que permitan la implantación de la e-administración (urna electrónica, realización de trámites administrativos vía telemática, etc.), afianzar la digitalización y difusión del patrimonio cultural, fomentar la disponibilidad de aplicaciones y contenidos para los nuevos servicios audiovisuales y de telecomunicaciones, la creación de una industria que soporte el desarrollo de contenidos basada en la utilización de equipamiento electrónico, el desarrollo de políticas y aplicaciones que provean un nivel adecuado de protección de datos y seguridad informática, creación de plataformas neutras de intercambio de información (en ámbitos como la sanidad, justicia, cuerpos de seguridad del estado, etc.), que faciliten la interoperabilidad de los distintos sistemas de información y sirvan eficazmente a las necesidades reales de los ciudadanos, la promoción de la utilización intensiva de las nuevas tecnologías en los centros educativos, sanitarios, etc., para mejorar las relaciones entre todos los agentes que intervienen. 

Los cambios en la demanda generan a su vez un rápido desarrollo tecnológico. Se eliminan antiguas rigideces y estrangulamientos y se posibilita la existencia de un número mayor de servicios y competidores, sin olvidar que las tecnologías de la información son un importante factor de revitalización metropolitana.

Ahora bien, para que las oportunidades de negocio apuntadas sean una realidad y nuestro país no pierda el tren del progreso, es necesario facilitar la rápida expansión de las nuevas infraestructuras y el uso de la banda ancha de muy alta velocidad, incentivar la expansión de la cobertura de las modernas redes de telecomunicación y de los servicios electrónicos avanzados a toda la población, con especial atención a las zonas rurales y aisladas.

Se deriva de lo anterior que debemos tener claro que en una economía cada vez más competitiva y globalizada, las únicas empresas que tendrán éxito a medio y largo plazo serán aquellas que hagan de la innovación en los nuevos negocios un pilar central de su actividad, haciendo especial énfasis en que una economía abierta y global que no permite la existencia de empresas no competitivas internacionalmente. 

Es necesario por ello fomentar el comercio electrónico, fuente a su vez de nuevas oportunidades de negocio, para facilitar a ciudadanos y empresas la adquisición de bienes y servicios, superando así las barreras espaciales y temporales del comercio tradicional. La educación para el empleo, es decir, la transformación educativa y la potenciación y profundización de la formación profesional es clave para que nuestro país cuente con los profesionales que la economía del conocimiento necesita.

Otras medidas necesarias para el impulso de los negocios que aprovechen las oportunidades de la Sociedad de la Información y las nuevas tecnologías consisten en apoyar el desarrollo de los servicios y contenidos de televisión digital en sus distintas modalidades (TDT, IPTV, Movilidad, Alta Definición), al tiempo que propiciar que el consumidor esté correctamente informado en el momento de adquirir un nuevo dispositivo.

Es imprescindible desarrollar la participación española en consorcios europeos para la investigación y desarrollo de proyectos relacionados con la identificación por radiofrecuencia y otras tecnologías que ya hoy demuestran tener un fuerte componente de aplicación en ámbitos de interés para el consumidor medio.

En una situación como la descrita anteriormente, internet y las posibilidades que ofrece se constituyen como un marco inigualable en el que desarrollar todo el potencial creativo y emprendedor y ponerlo a disposición del consumidor. 

No nos merece duda alguna que Internet nos ha sorprendido siempre, su nacimiento y rápida evolución trastornó todas las predicciones que se hicieron en su momento y transformó nuestros mecanismos de relación económico-social de manera impredecible hasta entonces. Su evolución y futuro también nos sorprenderá, por lo que resulta muy aventurado intentar predecir qué cambios futuros puede suponer los avances englobados dentro de lo que se ha venido a llamar la Web 3.0 y las redes sociales, que cada día nos ofrecen nuevos usos y aplicaciones en el ámbito empresarial.

Los momentos de crisis son también momentos de oportunidad en los que el aprovechamiento de la ventaja competitiva que aporta el conocimiento de las nuevas herramientas supone la diferencia entre navegar hasta que vuelva la calma o hundirse en la tempestad. En éste sentido, y en términos generales, se puede decir, citando a Adif Kafati, que la mayoría de las grandes ideas de las que surgen nuevos negocios no parten directamente de grandes descubrimientos técnicos si no de la observación atenta de los cambios y de las nuevas necesidades que se producen en la economía y en la nueva sociedad que nos rodea. La invención es muy a menudo el resultado de la percepción clara de una necesidad. 

Para el emprendedor,  la observación de las tendencias sociales, la observación de las deficiencias de los demás, o de una ausencia o el descubrimiento de nuevos usos para cosas ordinarias, unido a la potencialidad del uso de los nuevos avances tecnológicos proporciona la base necesarias para ser competitivos, usando la tecnología para encontrar soluciones a problemas no resueltos o incluso agregar valor a productos o servicios existentes. 

Internet propicia que las actividades económicas locales se vean fortalecidas con independencia de la hostilidad del entorno. Las potencialidades de la web 3.0 pueden ser aprovechadas como herramienta clave de revitalización de las áreas urbanas y las aplicaciones que se derivan pueden dar lugar a una fructífera cooperación público-privada en el desarrollo de servicios orientados a la “ciudad digital”.

Asimismo, nuevos instrumentos y servicios de información ofrecerán interesantes oportunidades de construir una sociedad más justa y equilibrada y de favorecer la realización personal. La Sociedad del Conocimiento cuenta con el potencial de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, de aumentar la eficacia de la organización social y económica y de reforzar la cohesión. 

En general, se asocia la Web 3.0 a la adición de significado a la web, quizás mediante el empleo de técnicas de inteligencia artificial combinadas con el acceso a la capacidad humana de realizar tareas extremadamente complejas, aunque en términos generales no se puede identificar web 3.0 con web semántica, en tanto que ésta última es un proceso en continua evolución, a diferencia del concepto de web 3.0 que, como su antecesora, la web 2.0, es un estado a ser alcanzado, en mayor o menor tiempo. 

En cualquier caso, los factores que se señalan como decisivos en ésta nueva etapa de la web son el aumento  de lal interactividad y la movilidad. Así, se habla de una cada vez más creciente incorporación de la web a la cotidianidad, introduciendo conceptos como web 3D, Web centrada en multimedia o Web permanente. 

Se espera de ésta nueva etapa la capacidad para interconectar e interpretar un mayor número de datos, hecho que permite un avance importante en el campo del conocimiento, convirtiendo la web en substrato para la inteligencia colectiva.

Una ventaja derivada y que suscriben algunos expertos es que la web 3.0 puede conducir a la unificación de las comunidades sociales, logrando que el usuario tenga una única identidad en la red. 

Por poner un ejemplo, la Web 3D se configura como una extensión de los mundos virtuales que podría permitir en el futuro recorrer el planeta a través de ella desde nuestro escritorio. Otro ejemplo de las posibilidades al alcance de la Web del futuro, la Web centrada en multimedia o web “mediocentrica”, es una Web que permite hacer búsquedas por similitud, ya sea de imágenes, videos o música, con solo mostrar al buscador el medio de referencia.

La web permanente, omnipresente o la “pervasive” web es una web ubicua, que podemos llevar con nosotros a todas partes, no solo en nuestro PC si no también en el móvil, la ropa, el coche, etc.  

Como resultado creemos que el futuro apunta fundamentalmente en dos direcciones, por un lado, la personalización en los servicios y prestaciones, y por otro la movilidad y la cooperación. 

La movilidad aporta, entre otras muchas ventajas, la posibilidad de “no ubicar su negocio en ningún lugar concreto” lo que permite en determinadas situaciones aumentar el radio de actuación, independientemente del ahorro que supone prescindir de local. 

En España juegan un papel destacado las soluciones de movilidad o redes inalámbricas, siendo especialmente importante la contribución que suponen las soluciones de consolidación y virtualización para centros de datos. 

Tecnologías emergentes como la telepresencia, los digital media systems o vídeo vigilancia, la TV en el móvil y más allá de todo esto, los servicios de entretenimiento móviles, etc. van a suponer, como comentábamos al principio de éste artículo,  un cambio importante en el modo en el que organizamos nuestras actividades, profesionales o de entretenimiento, tanto más cuando en la actualidad, hablar de ocio es ya pensar en movilidad y portabilidad. 

Las nuevas experiencias de usuario, a nivel doméstico y empresarial, generan importantes expectativas de negocio que giran entorno de la persona, lo que provoca un cambio conceptual que va de entender la red como infraestructura a entender ésta como una “red humana”. Según datos de Cisco, en el año 2010, tan solo dos decenas de hogares generarán tanto tráfico como el que se generaba en el año 1995 en toda la red.

La movilidad tiene por delante el reto de la seguridad, el nivel de exigencia ya no se limita al ancho de banda, sino también a los servicios y la seguridad de las aplicaciones, especialmente cuando hablamos del móvil, el netbook, la pda o el televisor como un dispositivo mediante el cual podremos realizar todo tipo de transacciones comerciales u operaciones administrativas, se trate de pagar los impuestos, planificar el fin de semana o contratar nuestras próximas vacaciones. La movilidad proporciona fundamentalmente la libertad suficiente para acceder a todas éstas prestaciones y servicios sin limitaciones de espacio o tiempo.

El desarrollo de soluciones específicas para pymes, que satisfagan sus necesidades de movilidad y seguridad en las aplicaciones, constituye también un entorno que abre importantes posibilidades de negocio.

La interactividad será una característica especialmente importante, con incontables posibilidades en el uso de los dispositivos como puerta de acceso a los servicios y aplicaciones que hemos mencionado anteriormente, al mismo tiempo que favorecer, mediante su uso en equipamientos como el televisor, por ejemplo, el acceso a la Sociedad de la Información de colectivos que de otro sería estarían en riesgo de quedar excluidos de la nueva Sociedad.

Internet es el primer medio que permite interacción directa y en tiempo real con la audencia. Las iniciativas cooperativas han demostrado ya su capacidad tractora para el desarrollo de iniciativas empresariales. Smart Valley constituye una de las iniciativas más relevantes en el continente americano en relación al fomento de la Sociedad de la Información a través de la cooperación publico-privada. En nuestro país, desde AETIC se propicia la creación de consorcios de empresas y también la colaboración público – privada a través de las plataformas digitales.

Las herramientas y aplicaciones colaborativas tendrán un mayor protagonismo en el nuevo escenario que se presenta. El desarrollo de lo que se ha bautizado como software social está cambiando las relaciones humanas, privadas y profesionales. Blogs, wikis y redes sociales están permitiendo a los profesionales interactuar en un medio electrónico de forma mucho más enriquecedora que con los tradicionales medios de comunicación corporativa. El elemento principal es la capacidad del usuario de participar en la creación de contenidos, transformándonos en “prosumidores”, es decir,  productores al tiempo que consumidores.

El rápido crecimiento de redes sociales se ha convertido en muy poco tiempo en una opción atractiva para muchos emprendedores que han visto como a través de ellas es posible detectar nichos de negocio que cubren necesidades no satisfechas hasta el momento y difíciles de detectar mediante las técnicas tradicionales, al tiempo que constituyen también un buen mecanismo de promoción de productos y servicios. 

No obstante, el rápido crecimiento experimentado por las redes sociales parece conducir a que éstas deban reforzar las características de usabilidad y accesibilidad del sitio, ofreciendo interfaces sencillas y atractivas si quieren adaptarse adecuadamente a las necesidades de los cada día más numerosos usuarios. Para ello se está ya trabajando en especificaciones, como OpenID, que tienen como objetivo el acceso rápido a los datos de nuestro perfil anteriormente almacenados, por lo que el registro en cualquier red social se convierte en un proceso mucho más ágil y cómodo.

El uso de estándares y protocolos abiertos que permiten normalizar la comunicación entre los distintos servidores y servicios es importante a la hora de aprovechar posibilidades de negocio que se abren en el proceso de “monetarización” de las redes sociales, proceso a través del cual las aplicaciones se hacen más accesibles y por tanto se obtiene una mayor rentabilización de los propios usuarios. 

Por otro lado, la facilidad que los mismos usuarios tienen para “moverse de una red a otra” obliga a introducir aplicaciones, productos y servicios que respondan eficientemente a las expectativas de éstos ahora ya clientes, que han permitido su aparición mediante la interacción con el resto de usuarios, potenciales clientes a su vez, de las redes. 

De hecho, los grandes proveedores de servicios de información han implementado ya o están en el camino de hacerlo, algunos de los cambios que apuntamos en los párrafos anteriores, como por ejemplo la unificación de los datos del perfil, mensajería instantánea, correo y red social en web. 

Otra de las tendencias que ya se ha establecido es la “microblogización”, entendida como entradas cortas con contenido diverso de rápida actualización. La microblogización es además fácil de usar y de gestionar desde el terminal móvil, convirtiéndolo en una funcionalidad de las redes sociales muy versátil que puede dar lugar a la aparición de nuevas aplicaciones en movilidad que aprovechen y favorezcan las capacidades de atracción de negocio de las redes sociales.

Merecen comentario especial las redes sociales móviles, que muchas están introduciendo, con soluciones de tipo cliente de mensajería móvil. Cabría esperar entonces un espacio, alojado en un servidor externo, en el que todos nuestros contactos, agenda, fotos, vídeos, etc., estuviesen sincronizados independientemente de la plataforma tecnológica en la que los introducimos o modificamos. 

Una fuente de innovación frente a la problemática que afecta tanto a las redes temáticas o verticales como a las generalistas es la generación de ingresos mediante mecanismos diferentes al cobro por click, movimientos interesantes en ese sentido dan lugar iniciativas que permiten fidelizar a los usuarios y abrir posibles modelos de negocio basados en la intermediación.

Nuevamente surge la necesidad de soluciones que garanticen la privacidad del usuario o de círculos de usuarios en un entorno empresarial, con medidas de seguridad definidas.

Probablemente, las redes sociales se irán transformando a medida que las personas y las comunidades a las que pertenezcan vayan descubriendo nuevas facetas y alcances de la tecnología y, sobre todo, las posibilidades que abre la interacción social a través de la web. También las formas de trabajo y de interacción entre los trabajadores de una organización se transformarán. Desde éste punto de vista de una organización empresarial, las redes sociales están actuando como aceleradores de la capacidad de innovación de la empresa.

El amplio abanico de posibilidades de uso y aplicación que ofrecen las redes sociales así como el crecimiento exponencial en el número de sus usuarios condicionan necesariamente, desde un punto de vista productivo, la segmentación de las mismas. Ésta conduce a que un cambio en los modelos de negocio, que ya no estarán basados en la publicidad clásica. 

Las redes sociales se han convertido en un potencial espacio de  promoción y parecen posicionarse como parte del futuro del marketing on-line, tendencia que posiblemente se acentúe en los próximos años, atendiendo al incremento que las proyecciones de inversión en publicidad orientada a las mismas muestran. Según el informe “B2B Marketing on Social Networks” de eMarketer, se prevé que en el 2009 se duplique la cifra invertida en publicidad orientada a redes sociales, que fue de 40 M$. Y no hay para menos, las redes sociales amplifican el efecto boca-oreja permitiendo a millones de usuarios interconectados compartir información, recomendar o no determinados productos, lo que puede significar el éxito o el fracaso en el lanzamiento de cualquier lanzamiento comercial.

La forma de dar a conocer y promocionar los productos y/o servicios se beneficiará de la posibilidad de conocer en tiempo real que acciones están teniendo mayor éxito y en qué segmento de los potenciales clientes, pudiendo redefinir el modelo para adaptarlo a cada grupo objetivo, refinándolo con un mínimo coste hasta límites impensables hace muy poco tiempo. 

En conclusión, es necesario segmentar cualitativamente para prestar atención a las diferentes características de diferentes generaciones o tipologías de usuarios. 

Según un estudio del Observatorio Europeo de Tecnologías de la Información (EITO), el intercambio de archivos a través de la red tiene un potencial suficiente para la creación de nuevas oportunidades de negocio relacionadas con la producción y distribución de contenidos, permitiendo la aparición de nuevos modelos entre los que destacan los sistemas de pago, las tasas de suscripción, la inserción de publicidad y la distribución de versiones beta para prueba gratuita, entre otros. 

Siendo como es internet un medio con capacidad de concentrar una gran capacidad de actividad, las redes sociales y, de forma más amplia, la publicidad en internet es una herramienta de marketing en si en cuanto a que crean colectivos teniendo en cuenta diversas variantes que pueden crear fuertes vínculos entre si. La diferencia entre unas estrategias y otras estará centrada en la segmentación, debemos saber cómo queremos utilizar éstas herramientas, para obtener información, para vender, para posicionarnos, para captar o mantener clientes, etc.

Las posibilidades que abre el uso de herramientas cooperativas como wikis o el intercambio de archivos multimedia es prácticamente ilimitado y puede ser muy rentable, como han demostrado ya iniciativas pioneras que las usan para difundir su marca, al tiempo que generan un efecto en cadena que permite la prestación de nuevos servicios o la distribución masiva a muy bajo coste de nuevos productos.

La llave del futuro no se encuentra en una única fórmula, sino que se trata de saber aprovechar las posibilidades que nos abren las nuevas tecnologías para abordar las necesidades de los ciudadanos de manera creativa y eficaz, satisfaciendo la demanda allí donde se produce.

Aunque actualmente las wikis están centrando sus aplicaciones en ámbito de las bibliotecas y educativo (donde se valoran además muy positivamente las capacidades de socialización de éstas herramientas), es muy posible que en un corto plazo sus aplicaciones sean también muy comunes en cualquier entorno empresarial.

Desde el punto de vista de las posibilidades de explotación por parte de una empresa de herramientas como las wikis, éstas sin duda pueden convertirse en un potente mecanismo de apoyo y fomento del trabajo en equipo dentro de una organización, sirviendo para presentar documentos en común, producir recomendaciones, controlar el desarrollo de un proyecto y, en general, trabajar de manera colaborativa en la generación, mantenimiento e intercambio de la información, permitiéndonos a cada uno de nosotros aprender de todos los demás.

Según Henry Jenkinks, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, las herramientas colaborativas favorecen y fomentan el desarrollo de competencias y habilidades necesarias para el trabajo en equipo, permiten crear simulaciones y modelos dinámicos de representación de problemas comunes en el mundo de la empresa y trabajar colectivamente para aumentar nuestras capacidades cognitivas y contribuir  a la inteligencia colectiva.

Las nuevas herramientas publicitarias que están surgiendo se aprovechan de las diferentes características de los usuarios de la red. Así, según Forrester Research, se podría segmentar a los usuarios en 6 grandes grupos, de acuerdo con su participación en redes sociales; los creadores, los críticos, los coleccionistas, los socializadores, los espectadores y los inactivos. Se hace evidente que algunos de éstos colectivos se pueden convertir en aliados estratégicos, si conseguimos despertar su interés, de las campañas publicitarias en internet. 

La segmentación como parte de la estrategia online debería responder a preguntas como ¿qué tipo de público tiene mi marca?; ¿qué tipo de porcentaje de los ingresos corresponde a cada tipo de público?; ¿Cómo diferencio las acciones de marketing para adaptarlas a cada tipo de público y cual es el retorno de cada segmento? La publicidad en internet debe dar respuesta a clientes muy diferentes, la clave del éxito radica en establecer contacto directo con un usuario concreto para dar respuesta a sus necesidades concretas

De nuevo comprobamos que en el contexto de la publicidad online, como también habíamos mencionado anteriormente al hablar de la movilidad, avanza hacia la personalización de los anuncios y servicios. El uso de técnicas hasta hace poco limitadas a otros ámbitos empresariales, como la minería de datos, pueden también ayudar a  definir el segmento objetivo, sus preferencias potenciales, etc., y complementarlo con las técnicas más recientes que trabajan con indicadores de comportamiento.

Nuevas formas de usar los “widgets”, ofrecidos ya con éxito en aplicaciones de algunas de las redes sociales más conocidas, permiten segmentar  con facilidad por país, sexo, edad, opinión política, nivel educativo, trabajo, afiliaciones, etc. Al segmentar por categorías específicas, podemos dirigir directamente nuestros anuncios a un grupo objetivo y conocer el número exacto de personas que verán el anuncio. 

Además de nuevos formatos enriquecidos que permiten desarrollar campañas con sofisticados efectos visuales. Las “mashups” tienen el atractivo añadido para las empresas de permitir unir capacidades de aplicaciones complementarias entre si, adaptando de ese modo los recursos disponibles en el mercado a las necesidades del negocio. Las nuevas herramientas deben se capaces de procesar en tiempo real un volumen increíblemente grande de trafico, explotando los datos de comportamiento de los usuarios a fin de construir mejores productos y/o servicios, con capacidad de resolver los problemas del usuario y del anunciante. 

Las recientes aplicaciones de planificación de medios y los complementos que se desarrollan en paralelo, permiten a los anunciantes segmentar la publicidad de redes de contenidos, recogiendo datos incluso de sitios web que no pertenezcan a esas redes y permitiendo con facilidad la comparación de tráfico entre webs.

Las plataformas de análisis, gestión y publicación de anuncios que ya se están lanzando al mercado incluso permiten al anunciante elegir el perfil de los usuarios al que quiere mostrar sus anuncios. Ésta estrategia ha demostrado obtener ratios de click-trough mucho más elevados que las actuales y además simplifican de manera radical la tarea de colocar anuncios, facilitando el enfoque de los mismos por variables como perfiles demográficos, localización geográfica o comportamientos en Internet.

Lo que no se ve, la originalidad en el uso de los recursos tecnológicos, y el uso de la segmentación la requiere, marcará la diferencia entre una aplicación que se asiente en el mercado y otra que solo esté de paso.

El Internet Social Marketing del que hemos estado hablando es una de las más potentes herramientas de marketing que recientemente ha aterrizado en España. Aprovecha todo el universo de redes sociales, blogs, foros y recursos que las personas empleamos al conectarnos a Internet para ayudar a difundir productos y servicios y apoyar las ventas de las empresas. Datos del estudio de Microsoft Digital Advertising Solutions, el 68% de los usuarios de las redes sociales visita las webs recomendadas por sus amigos, el 73% han visitado la web de las marcas que tienen presencia en las redes sociales y el 16% han interactuado con ellas. La viralidad, característica presente en Internet desde sus inicios, constituye una potente herramienta para maximizar los resultados de una campaña de marketing. 

Estrategias de elección de criterios, como las tecnologías para la predicción de palabras, permiten prever las búsquedas de los clientes, posicionando la marca por encima de las palabras claves del sector y permitiendo alcanzar resultados interesantes que aumentan la rentabilidad.

Es oportuno finalizar citando a Tim Berners Lee, todos tenemos la esperanza de que el mundo pueda ser un lugar mejor donde vivir y la tecnología puede colaborar para que ello suceda. Dicho de otro modo, la tecnología nos ha de hacer a todos más libres, confiamos, y depende de nosotros, que esa libertad sea ejercida con inteligencia y responsabilidad. En AETIC trabajamos también para ello.


© Josep Vila 2014