Diálogos para pactar 

26 enero 2016


    Buenos días

    Buenas tardes

    ¿Es aquí donde se pacta?

    Sí señor.

    Bueno. En realidad sólo pasaba por aquí....

    Pase, pase. ¡Es Vd. el primero esta vez!

    Qué bien.

    Quítese la ropa y póngase cómodo. Allí en el sofá.

    ¿Tan pronto? ¿No me va a hacer daño, verdad?

    ¡Hombre!  No es mi intención.

    Es que es mi primera vez ¿sabe?

    Al principio suele doler un poco, pero luego.....¡Estaremos en la gloria!

    ¡Vaya!

    Mire. Vd., primero  tiene que abrirse todo lo que pueda.

    Es que....

    La apertura y la confianza es la base de un buen pacto.

    Eso me han dicho otros que lo han hecho, pero....

    Sin miedo. Aquí tenemos experiencia en estos trances.

    Bien. Lo intentaré.

    A ver. No me oculte nada. Muéstreme lo que tiene para pactar.

    Bueno....

    Mientras tanto yo miro a ver cómo lo podemos encajar.

    Pero vayamos  poco a poco ¡Eh!

    Dese la vuelta que, si no mira, puedo manejar mejor mis argumentos.

    Manéjelos con cuidado que yo tengo también los míos.

    ¡Vaya, si está Vd. lleno de líneas rojas! No sé cómo lo vamos a poder hacer.

    Ya me las quito. Es que me las pongo porque, mis convecinos, si no las llevo....

    Así es otra cosa. A ver, no se mueva tanto que no acierto a ver su posición.

    Es que mi posición está en una situación un tanto delicada.

    Pero si cambia tanto su posición, no podremos hacer nada.

     Oiga... Es que no estoy seguro ¿después de pactar que vamos a hacer?

    Lo que se hace siempre en estos casos.

    ¿Qué se hace?

    Salimos y explicamos a todos lo bien que lo hemos hecho.

    Y...

    Yo me presento como pretendiente y Vd. me aplaude hasta con las orejas.

    Pues, no es lo que imaginaba. ¿No lo podríamos hacer  al revés?

    ¡Si claro! Pero aquí el que pacta soy yo. Vd. es el pactado.

    Entonces me voy a pactar a otro sitio.

    Recuerde que mis pactos son los mejores....

    Buenas tardes.

    Buenos días.



© Josep Vila 2014