Diálogos políticos

25 enero 2013



- Buenos días.

- Buenas tardes.

- Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

- ¿Mande?

- Que hasta cuando abusarás Cataluña de nuestra paciencia.

- Yo también estoy de sus políticos hasta los mismísimos....

- Lo lían todo más que la sandalia de un romano.

- Cuando seamos independientes ¿también lo seremos de los políticos? O se vendrán con nosotros.

- ¡Hombre! Sueltos no son mala gente pero tienen tendencia a repartirse por partidos.

- Sí claro.

- Entonces piensan como uno y votan como uno pero, cobran como cada uno.

- Con nuestro dinero, naturalmente.

- Sí pero lo peor es que mientras que los ciudadanos, como se creen iguales, suelen tratar de colaborar; los partidos, como se creen diferentes, siempre tratan de pelear.

- Cuando seamos independientes ¿también habrá los mismos partidos?

- No, habrá muchos más. Un partido siempre se puede partir más, como su nombre indica.

- Ya. Los convergentes y los divergentes, los de unió y los de desunió, los populares y los impopulares, los socialistas y los sociolistos, los de iniciativa y los sin iniciativa, y así sucesivamente.

- Algunos tienen el corazón partido y no saben a quién quieren.

- Otros tienen el cerebro compartido y no saben pensar solos.

- Casi todos están tan partidos que una mano no se entera lo que roba la otra.

- Así ¿cómo será el Parlament cuando seamos independientes?

- Se calcula que para entonces ningún partido alcanzará el 5% de los votos y que estarán todos en el grupo mixto.

- ¡Que guay!

- Podremos entonces suprimir todos los partidos.

- ¡Hombre!

- Bueno, todos menos los de fútbol.

- Así vale.

- También podríamos aprovechar nuestra soberanía para convertirnos en una colonia inglesa.

- Al menos allí todos los políticos saben hablar inglés.

- Y desde siempre tienen sólo dos partidos y medio.

- Y cada político piensa bien lo que vota, independientemente de su partido, o sus electores lo trinchan.

- Y dejan hacer referéndums soberanistas.

- Y su primer ministro ha dicho que, a lo mejor, se van de Europa…. 

- ..... y entonces, si nos portamos mal como una colonia díscola, puede que nos castiguen: ¡a quedarnos en Europa!

- ¡Toma que chollo! Voy a decirlo corriendo a los de mi partido.

- Buenas tardes.

- Buenos días.




© Josep Vila 2014