Diálogos soberanos

10 novembre 2013



— Buenos días.

— Buenas tardes.

— A ver, qué es eso de Cataluña.

— Pues eso que está al NO del la península ibérica y que ….

— No, no. Está Vd. equivocado. Los países son las personas, no las piedras. La soberanía reside en las personas, no en las piedras.

— Quiere decir: ¿las personas que hablan una lengua, piensan de una manera y quieren vivir de una determinada forma?

— Exactamente. ¡Ahora vamos bien!

— Bueno pero en el caso de Gibraltar es al revés. Se dice tener soberanía sobre las piedras, en este caso una de grande “el Peñón”, pese a lo que digan las personas.

— Eso es diferente porque España es una, soberana e indivisible.

— ¿Oiga y porque no se lo pregunta a las personas? Por ejemplo a los catalanes.

— Porque lo prohíbe la Constitución.

— Y ¿en el caso de Gibraltar?

— Porque los estados sólo hablan con otros estados. Es una cuestión de protocolo. Sus habitantes son otra cosa. Van donde vaya el Peñón.

— Así pues las piedras van por delante de las personas. 

— Bueno, visto así…..

— Oiga ¿entonces cuales son las piedras que forman la soberanía española?

— Mire. Es algo muy antiguo, viene de los romanos, de hace más de 2.000 años. 

— ¡Anda! Vaya pedigrí.

— Sí. Llegaron, vieron y dijeron: esto es Hispania. De este nombre deriva “España”. Todo lo que contiene son regiones, trozos y divisiones más o menos arbitrarias.

— Déjeme que lo entienda. Son españolas, de las provincias romanas: en el norte, en la Septimania, sólo la villa de Llívia, el resto no es español; en el sur, en la Mauritania Tingitana, sólo Ceuta, Melilla, la isla del Perejil y alguna otra, el resto tampoco es español; en la Hispania Ulterior,  todo es español incluida la anomalía de Gibraltar; en la más moderna Hispania Lusitana, capital Mérida, hay que pasar de puntillas ya que sólo la mitad es española y el resto portugués, aunque lo fue un rato. ¿Desde cuándo España es una e indivisible? 

— Bueno, es lo que dice la Constitución. 

— ¿No le parece un poco arbitrario? No le parece que España es más bien el fruto de guerras, invasiones, grupos de presión, pueblos en lucha o en cooperación, pactos políticos, negligencias y grandezas de las personas y los pueblos que se han movido por estos lares a lo largo de la historia. 

— Quizás pero, en cualquier caso, dentro de España se vive mejor. Tanto en la época imperial como en esta más modesta. 

—  A ver por qué.

— Por que España recauda impuestos a todos los habitantes de sus piedras y los utiliza para que mejore la vida de las personas que están en sus piedras. Mire lo que pasaría con los pobres farmacéuticos de Cataluña, si no fuera por el estado español.

—No podríamos pensar en otra forma de relacionarnos que la de esta visión colonial. Por ejemplo una visión de cooperación entre los pueblos formados por personas, estén o no en piedras propias o ajenas. 

— Cuidado que se pierde. ¡Hasta ahí íbamos a llegar! ¡Bolivariano!

— Buenas tardes.

— Buenos días.


© Josep Vila 2014