Los dragones del cielo

2015


“Armonizando en tono con el Cielo y la Tierra, el espíritu vital de los hombres expresa todas las vibraciones del Cielo y de la Tierra, al igual que varias cítaras, todas afinadas en kung, vibran cuando suena la nota kung.

El hecho de la armonía entre el Cielo y la Tierra y el Hombre, no viene de la unión física, de una acción directa, viene de la afinación de la misma nota produciendo vibraciones al unísono....

 En el universo no hay azar, no hay espontaneidad, todo en él es influencia y armonía; acorde respondiendo a acorde.”

Texto chino anónimo del siglo II A.C.


ÍNDICE

 

 

El Cielo, la Tierra y el Hombre                                    4

Draco

         El esposo de la diosa                                           10

Hércules

         El matador de dragones                                       26                                                          

Orión y los Canes            

         El rey muerto y el dragón                                    34

Ophiuchus y Serpens

         El dragón de la diosa                                           52

Hydra         

         La dragona de las aguas                                      60

Pegasus                                         

         El hijo de la dragona                                           74

Perseus                                                     

         La dragona seductora                                          82

Andromeda                                               

         El dragón y la fertilidad de la tierra                       96

Pisces

         El dragón de los temporales                               108

Cetus

         El dragón del mar                                             116

El Sol y la Luna

         El dragón de las tinieblas                                  128

Los ejes del Universo                                             142

 

Anexos

 

Bibliografia                                                                                 

 

 Ver texto completo


© Josep Vila 2014