Diálogos bwanaminos

Anterior

19 noviembre 2019


 Diálogos bwanaminos

— Buenos días.
— Buenas tardes.
— Apártese cabronazo.... que le voy a dar.
— ¡No me pegue! Bwana a mí no.
— ¿Por qué no?
— Porque yo soy de los negros buenos.
— ¿A sí? ¿Y cómo los distingo yo?.
— Porque los negros malos llevan collares de cuentas de color amarillo.
— ¡Ah! Pero como que todos todos hablan en swahili.....
— Bueno sí. Pero nosotros queremos que a nuestros hijos los eduquen en la lengua del imperio. No en swahili, que no sirve para gran cosa.
— ¿Y qué piensan hacer?
— Nada porque los otros siempre ganan las votaciones.
— No se preocupen qué les vamos a ayudar. Que para eso estamos.
— Es que dicen que así no es democrático.
— ¡Qué manía! Esos siempre confunden democracia con votar.
— ¡Es verdad! Siempre ponen las urnas por delante.
— ¡Es que no se enteran! Democracia es igualdad. Es decir, que los que mandan traten por igual a todos.
— ¡Claro! Ya sean blancos o negros.
— Democracia no quiere decir que, entre todos, se pueda votar a los que mandan.
— ¡Claro! Los que mandan de verdad, los ricos, lo son por la gracia de Dios, es decir, por herencia o, en su caso también, por robo.
— ¡Eso es! Veo que Vd. lo entiende muy bien.
— Es que yo seré negro pero tengo el alma blanca.
— Ya me doy cuenta.
— Además ahora los del collar se quieren autodeterminar otra vez. Con urnas y todo lo de siempre. — ¡Qué pesados!
— Sí.
—Pues pronto se van a enterar que aquí el único que determina, a unos i otros, es la autoridad competente. Y nadie más.
— ¡Claro!
— Pues vaya y dígales que lo que deben hacer ahora es ir a apoyar al jefe blanco y ponerse a su disposición sin más dilación.
— ¿Porqué ahora?
— ¡Toma ya! Porque la gente de los mulatitos, los del tío Alberto i mamasita Inés, han desaparecido. Y ahora que hacen falta no los encuentran por ninguna parte.
— Pues qué pena porque también estaban siempre al lado nuestro en las manifestaciones.
— ¡No pierda más el tiempo con sandeces!
— Voy corriendo a decirles lo del apoyo.
— Dígales también que si no lo hacen rápido, los que mandan de verdad, van a poner a otro jefe mucho más blanco. Y qué, entonces se les va a caer a todos el poco pelo rizadito que les queda.
— ¡Ostras! ¿A nosotros también?
— Lo que les pasa a todos los negros es que tienen un problema de convivencia del carajo.
— ¡Hombre! Vd. cree que.....
— Si cuando vuelva no lo tienen Vds. solucionado, lo voy a arreglar yo a bastonazos. Buenos días. — ¡No, Bwana a mí no! Buenas tardes Bwana.

Josep M. Vilà 

(19/11/2019)

© Josep Vila 2020